Servicio de control de roedores que permite disminuir y erradicar la plaga con diversos métodos raticidas y controles químicos y no químicos. Al igual que detectar la fuente del problema y por los cuales hay presencia de roedores  y deterioro de materias primas.

METODOS DE CONTROL QUIMICOS

Este método de control se basa en el uso de rodenticidas anticoagulantes de última generación, los que con una ingesta eliminan ratas y lauchas a causa de hemorragias internas fatales para el roedor.

Debido a que la muerte se produce por debilidad, entre 3 y 7 días luego de consumido el cebo, los demás ratones y ratas no relacionan la muerte con el veneno ingerido.

El método de control se realiza mediante el uso de un cebo, que corresponde a un alimento mezclado con el rodenticida, el que  el que atrae al roedor y al ser ingerido le provoca la muerte.

El Cebo posee diferentes presentaciones (granulado, bloque o líquido) las que se emplean dependiendo, entre otros factores, de las condiciones y características del área a tratar.

Cebos o Bloques parafínicos (o parafinados): Son bloques compactos que mezclan productos alimenticios como por ejemplo granos más rodenticida y parafina. Son útiles en exteriores y lugares húmedos donde los cebos granulados se descompondrían fácilmente. Se instalan protegidos, al interior de tubos o cajas cebadoras, a una distancia entre que puede variar entre 4 a 10 metros, dependiendo del grado de infestación, lo que genera una cadena de protección discontinua llamada Cordón Sanitario.

METODOS DE CONTROL NO QUIMICOS

Consiste en la eliminación de roedores mediante el uso de cualquier método físico, sin el uso de rodenticidas, entre los más usados se encuentra el método de captura con trampas y como medida preventiva y complementaria, el ordenamiento del medio.

Uso de trampas

Son consideradas uno de los métodos más eficientes para el control de roedores especialmente ratones (lauchas). Existen diversos tipos como la trampa de resorte, trampas adhesivas y de captura viva.

Éstas poseen además algunas ventajas entre las que destacan:

  1. Su seguridad.
  2. Resultados rápidos.
  3. Permite disponer del roedor muerto.
  • Trampa adhesiva. Consiste en una lámina de pegamento, que puede ser instalada al interior de una caja o colocarse directamente en lugares donde circulan roedores.  El roedor se posa sobre la lámina y queda adherido a la superficie de esta. Se emplea en aquellas áreas donde no está permitida la instalación de cebos tóxicos, como al interior de bodegas de alimentos.
  • Trampa de captura viva. Consiste en una caja o jaula metálica que posee una puerta que, accionada por un gatillo, se cierra al momento de ingresar el roedor capturándolo vivo en su interior.
  • Trampa de resorte. Trampa de metal o madera que posee un resorte que al ser activado libera un mecanismo de guillotina que mata instantáneamente al roedor. Son económicas sin embargo deben instalarse adecuadamente para que sean efectivas.

El uso de trampas se recomienda en las siguientes situaciones:

  • Cuando el uso de venenos es un riesgo por la existencia de niños o mascotas.
  • Posibilidad de contaminación de alimentos con los cebos.
  • Cuando los roedores no consumen el cebo.
  • Ante la posibilidad que el roedor muera en lugares inaccesibles, generando malos olores.